Sábado, 29 de Abril del 2017
publicidad
La nueva moda de correr Minimalista necesita una mayor evidencia científica La nueva manera de correr minimalista sustituye el impacto inicial del talón (retropié) propio de la técnica convencional, mientras que la forma de correr minimalista apoya en la zona delantera del pie (antepié). Fecha: 14/06/2013Fuente: Docor Comunicación Don Juan Manuel Báez podólogo especialista en podología deportiva ha valorado la emergente moda de correr “empleando calzado minimalista”. Según ha indicado “el calzado minimalista trata de lograr una sensación lo más cercana posible a correr descalzo, reduciendo el grosor de las suelas, el tamaño del tacón y aumentando el tacto del pie con la superficie”.

Según ha explicado, “la forma de correr empleando zapatillas deportivas convencionales, derivada del uso de este tipo de calzado, en las que el primer apoyo se realiza en el tacón (retropié), provoca que el impacto del pie al entrar en contacto con el suelo se transmita en su mayor parte de manera vertical al sistema músculo-esquelético”.

Sin embargo, en contraste con lo anterior, “en la forma de correr minimalista, se apoya primero el antepié o parte media; de este modo, se evita un impacto seco, evitando un estrés excesivo en diversas partes del sistema locomotor. Según se está poniendo de manifiesto, la fuerza del impacto empleando esta técnica puede ser hasta siete veces más pequeña que las existentes con zapatillas y técnica de correr convencionales”.

Estos estudios apuntan a que la nueva técnica de correr minimalista “puede servir para fortalecer el pie y el arco plantar, además de favorecer una menor pronación y contribuir a reducir el riesgo de lesiones en el arco plantar”.

La cruz de la moneda

No obstante, Juan Manuel Báez, responsable del área de Podología Deportiva de Sanser Centro Médico de Barakaldo, ha puesto de manifiesto la existencia de algunas lesiones originadas por una inadecuada práctica de esta nueva técnica.

“En las consultas nos estamos encontrando con corredores que han adoptado las nuevas zapatillas de correr minimalista, pero que no han cambiado la técnica, por lo que siguen apoyando primero el talón. La fuerza del impacto, unida a la menor protección de la zapatilla en esa zona, puede provocar diversas lesiones, como fascitis plantares. Por ello, es imprescindible un periodo de adaptación y entrenamiento para la nueva técnica, en la que se apoya primero el antepié”.

También ha puesto de manifiesto la necesidad de prestar una mayor atención al entorno en el que se corre con las zapatillas minimalistas. “El hecho es que estas nuevas zapatillas tienen una suela más fina, por lo que al pisar piedras u objetos angulosos, se corre un mayor riesgo de que puedan provocar daños en la planta del pie”.

El especialista en podología deportiva ha puesto también de relieve otra causa que puede ser responsable de lesiones en los corredores minimalistas. “En ocasiones, un corredor, en su afán de apoyar primero el antepié, puede que apoye los pies demasiado por delante de su centro de gravedad. Es lo que en inglés se denomina overstriding. Esta técnica incorrecta puede provocar lesiones en el pie, igualmente”.

Todo ello ha hecho valorar al podólogo “que la nueva forma de correr minimalista necesita una mayor evidencia científica que demuestre, con más estudios, sus bondades; pero, además, que sea capaz de analizar las tasas comparadas de lesiones deportivas respecto a la técnica de correr convencional y, especialmente, los efectos a largo plazo en el sistema músculo-esquelético y en el pie”.
Publicidad
Actualizado Abril 2017