Sábado, 25 de Noviembre del 2017
publicidad
Hasta el 80% de los diabéticos fallecerá por enfermedad cardiovascular La diabetes es una enfermedad crónica que implica, tras el diagnóstico, importantes cambios en la vida del paciente Fecha: 20/07/2017Fuente: Consejos de tu farmaceutico

Según datos de la Fundación para la Diabetes, más del 13,8% de los españoles mayores de 18 años tiene diabetes tipo 2, uno de los 4 tipos existentes; a ellos debe sumarse un alto porcentaje que aún no ha sido diagnosticado y desconoce padecer la enfermedad. De los enfermos que padecen la enfermedad, hasta un 80% fallecerá por enfermedad cardiovascular.

La diabetes mellitus es una enfermedad metabólica caracterizada por niveles de glucosa (azúcar en sangre) elevados. La insulina, hormona secretada por el páncreas,  permite que las células utilicen la glucosa de la sangre como fuente de energía y es la encargada de regular dichos niveles. Defectos en la secreción de insulina, en su acción, o en ambas cosas, provoca el aumento de los niveles de glucosa en la sangre (hiperglucemia) que, de no controlarse, puede dar lugar a alteraciones en la función de diversos órganos: ojos,  riñones, nervios, vasos sanguíneos o corazón.

La enfermedad incrementa de manera notable la morbimortalidad, fundamentalmente por patología cardiovascular, insuficiencia renal y amputaciones de los miembros, de hecho hay una clara asociación entre la diabetes y un mayor riesgo cardiovascular, por lo que es importante que los pacientes hagan un correcto control de su enfermedad y de otros factores de riesgo cardiovascular como el colesterol o la hipertensión.

Existe también la llamada prediabetes, situación en la que los niveles de glucosa  en sangre son más altos de lo normal pero no lo suficientemente altos como para ser diagnosticada como diabetes. Se define como una intolerancia a la glucosa y está relacionada con los antecedentes familiares y hábitos de vida poco saludables, sedentarismo o mala alimentación. Las personas con prediabetes no presentan síntomas, es importante reconocerla o diagnosticarla para prevenir la aparición de diabetes mellitus 2 y los problemas cardiovasculares asociados.

La obesidad, especialmente el exceso de grasa en el abdomen, predisponen al desarrollo de prediabetes. Estas mismas condiciones predisponen al llamado síndrome metabólico que aumentan el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiaca y diabetes tipo 2.

Los pacientes prediabéticos, diabéticos o con síndrome metabólico deben, para controlar su enfermedad, cambiar sus hábitos de vida y medicarse cuando sea necesario. El arsenal terapéutico actual ha experimentado grandes avances en los últimos años permitiendo a los pacientes controlar su enfermedad y llevar una vida casi normal. Las estatinas han demostrado una potente y significativa reducción de episodios cardiovasculares y mortalidad por enfermedad coronaria siendo fármacos de primera elección en el tratamiento de la hipercolesterolemia. Algunas favorecen el aumento de nuevos casos de diabetes y alteración en el metabolismo de la glucosa, por el contrario otras son más adecuadas para pacientes prediabéticos y diabéticos pues no alteran de forma adversa el metabolismo glucídico; por ello es importante que sea el especialista quien diagnostique la enfermedad y adecúe el tratamiento a las características de cada paciente.

La diabetes es una enfermedad crónica que implica, tras el diagnóstico, importantes cambios en la vida del paciente: dieta y ejercicio pautados por el médico y tratamiento farmacológico de por vida para evitar complicaciones de gran alcance como cardiopatía isquémica, enfermedad vascular periférica, infarto cerebral, retinopatía  o nefropatía, entre otros.  La prevención es una de las armas de la sociedad para luchar contra el desarrollo de la enfermedad o retrasarla al máximo.

Publicidad
Actualizado Noviembre 2017