Miercoles, 29 de Marzo del 2017
publicidad
El mercurio del pescado podría aumentar el riesgo de esclerosis lateral amiotrófica El consumo de pescado o marisco con elevados niveles de mercurio parece asociarse a un mayor riesgo de desarrollo de esta devastadora enfermedad Fecha: 21/02/2017Fuente: ABC

El pescado es un componente fundamental de toda alimentación saludable. Y es que comparado frente a otras fuentes de proteínas, caso de la carne roja, el pescado no solo no incrementa el riesgo de enfermedades tan graves como las cardiovasculares, sino que lo reduce. Sin embargo, hay un problema: el pescado, muy especialmente los grandes peces como el atún o el emperador, también es fuerte de mercurio, altamente tóxico para el organismo. De hecho, un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores del Colegio Dartmouth en Hanover (EE.UU.) alerta que el consumo de pescado o marisco con altos niveles de mercurio podría llegar a duplicar el riesgo de padecer esclerosis lateral amiotrófica (ELA).

Como explica Elijah Stommel, director de esta investigación que se presentará en el marco del 69º Congreso Anual de la Academia Americana de Neurología(AAN) que se celebrará el próximo mes de abril en Boston (EE.UU.), «para una gran parte de la población, el pescado forma parte de una dieta saludable. Sin embargo, aún hay algunas preguntas por resolver sobre el impacto que puede tener el mercurio contenido en el pescado».

‘Cultivado’ o salvaje

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA) es una enfermedad degenerativa ocasionada por la muerte de las neuronas motoras –o ‘motoneuronas’–, responsables de llevar los impulsos nerviosos del cerebro y la médula espinal a los músculos voluntarios del organismo. Una enfermedad de la que cada año se diagnostican cerca de 900 nuevos casos en nuestro país y para la que no existe cura. En consecuencia, y dado su carácter progresivo, la esperanza de vida media de los pacientes no supera los tres años. Y es que aún a día de hoy no hay ningún tratamiento capaz de frenar su evolución.

Pero, exactamente, ¿qué causa la ELA? Pues la verdad es que no se sabe. Sin embargo, algunos estudios han sugerido que el mercurio puede ser un factor de riesgo para la aparición de la enfermedad. Y en este contexto, la primera fuente de exposición al mercurio en muchos países, caso de Estados Unidos, es a través del consumo de pescado contaminado con este metal neurotóxico.

Para llevar a cabo la investigación, los autores evaluaron los hábitos de consumo de pescado y marisco de 294 pacientes diagnosticados de ELA y de 224 personas sin la enfermedad –el consabido ‘grupo control’–. Y asimismo, analizaron tanto la procedencia del pescado –piscifactoría o pesca, y dónde había sido ‘cultivado’ o pescado– como los diferentes tipos de especies consumidas. Y es que a mayor tamaño y longevidad del pez, mayor es la cantidad de mercurio que contiene. Así, se estima que el pez espada y el tiburón son ‘ricos’ en mercurio, metal que por su parte se encuentra en bajas cantidades en peces como el salmón o la sardina.

Finalmente, los investigadores midieron los niveles de mercurio en muestras de las uñas de los pies de los pacientes de ELA y los compararon con los de los voluntarios ‘sanos’.

Todos los participantes fueron incluidos en cuatro grupos –o ‘cuartiles’– en función de su exposición anual al mercurio. Y de acuerdo con los resultados, los participantes en el cuartil superior que comían pescado o marisco con regularidad tuvieron el doble de riesgo de padecer ELA que aquellos en el cuartil inferior. De hecho, el 61% de los pacientes con ELA se incluyeron en el cuartil con mayor exposición al mercurio, porcentaje que en el caso de los participantes sin la enfermedad se estableció en el 44%. Además, la presencia de mayores niveles de mercurio en las uñas de los pies también se asoció con un incremento del riesgo de ELA.

Como indica Elijah Stommel, «nuestros hallazgos muestran los participantes en el cuartil superior de niveles de mercurio, basado en el consumo de pescado o en las muestras de las uñas, tuvieron un riesgo dos veces mayor de ELA».

Hay que comer pescado

Entonces, y a la luz de las nuevas evidencias, ¿debe evitarse el consumo de pescado o de marisco? Pues no. De ninguna manera. Y es que los resultados no indican en ningún caso que el consumo regular de pescado o marisco se asocie a un mayor riesgo de ELA.

Como concluyen los autores, «nuestro trabajo no cuestiona que comer pescado conlleve numerosos beneficios para la salud. Sin embargo, nuestros resultados sugieren que la población podría querer elegir aquellas especies de peces que sabemos que tienen un menor contenido en mercurio, así como evitar el consumo de pescado obtenido en aguas con un elevado nivel de contaminación por mercurio. Sea como fuere, necesitamos más estudios antes de poder elaborar recomendaciones sobre el consumo de pescado y el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas».

Publicidad
Actualizado Marzo 2017