Sábado, 25 de Noviembre del 2017
publicidad
El glaucoma, la principal causa de ceguera prevenible, no da síntomas La enfermedad, irreversible y degenerativa, solo puede ser detectada con revisiones oftalmólogicas periódicas Fecha: 10/03/2017Fuente: El Correo

Se calcula que aproximadamente un millón de españoles y más de 60 millones de ciudadanos de entre 40 y 80 años en el mundo padecen gluacoma. Además, se prevé que para el año 2020 la cifra alcanzará los 76 millones de diagnósticos, especialmente teniendo en cuenta que se trata de una patología degenerativa.

No obstante, las cifras solo hacen referencia a los casos prescritos. «En los países industrializados, aproximadamente el 50% de las personas que sufren la patología no están diagnosticadas», apunta el doctor Julián García Feijoo, presidente de la Sociedad Española de Glaucoma (SEG). De hecho, solo en España se estima que cerca de 500.000 habitantes sufren esta enfermedad ocular sin saberlo.

El motivo es que el glaucoma es una enfermedad que no presenta síntomas visuales evidentes ni dolor hasta que se llega a un estado avanzado. «Una evolución lenta que no solo le ha valido la denominación de 'síndrome del ladrón silente', sino que, además, dificulta su diagnóstico hasta convertirlo en uno de los principales retos del glaucoma», afirma el presidente de la SEG.

Aunque la mayor parte de los diferentes tipos de glaucoma no se pueden prevenir, una detección precoz de la enfermedad permite minimizar sus síntomas, retrasar su evolución y reducir la probabilidad de que derive en ceguera irreversible.

Por este motivo, durante la Semana Mundial del Glaucoma (del 12 al 18 de marzo), Novartis y la Asociación de Glaucoma para Afectados y Familiares (AGAF) han estrechado lazos para trabajar de forma conjunta en la divulgación de la enfermedad entre la población. «Tenemos que hacer visible el glaucoma porque es una patología muy desconocida», asegura la presidenta de AGAF, Delfina Balonga.

Una opinión que el doctor García Feijoo comparte: «La tarea de sensibilización social es muy importante porque, siendo una enfermedad tan prevalente y la primera causa de ceguera prevenible e irreversible del mundo, no hay mucha conciencia acerca de ella».

De hecho, mucha gente cree que es un problema de la tercera edad, a pesar de que es una enfermedad que también se puede dar en la infancia, aunque con mucha menos prevalencia. En este caso hablamos de un glaucoma congénito, que aparece en los primeros meses de vida del niño o en la primera infancia (antes de los tres años) y está provocado por un aumento de la presión intraocular (PIO) que daña las fibras del nervio óptico, que está encargado de transmitir la información visual desde los ojos al cerebro.

Prevención

Entre las pautas de este diagnóstico, ambos representantes destacan la importancia de acudir periódicamente al oftalmólogo, ya que los exámenes ópticos de graduación habituales no son suficientes para detectar la enfermedad; y más especialmente a partir de los 50-55 años, cuando se considera que el riesgo de desarrollar glaucoma se incrementa notablemente.

En palabras de Balonga: «No tenemos el hábito de revisarnos los ojos con asiduidad para prevenir o detectar posibles enfermedades, y hay que tener en cuenta que las revisiones son la única manera de diagnosticar el glaucoma lo antes posible y empezar a tratarlo».

Dependiendo del nivel de presión ocular, el tipo de glaucoma o el estadio de la enfermedad, ésta podrá abordarse con métodos médicos, quirúrgicos o de láser distintos. No obstante, como precisa el doctor García Feijoo, hay que tener en cuenta que todos los tratamientos del glaucoma «están enfocados a frenar el avance de la enfermedad, puesto que es irreversible».

Tipos de glaucoma

El glaucoma, una enfermedad ocular progresiva que daña el nervio óptico, puede resultar en una pérdida gradual e irreversible de la visión, e incluso llegar a la ceguera si no se trata.

Glaucoma de angulo abierto: es la forma más común y representa el 90% de los diagnósticos. En la mayoría de los casos es asintomático y puede causar una pérdida de visión del 40% sin que los pacientes se den cuenta.

Glaucoma de ángulo cerrado: es más común en personas de ascendencia asiática y en quienes sufren hipermetropía. Los síntomas más frecuentes son: dolor de cabeza, dolor ocular, náuses, visión irisada alrededor de las luces en la oscuridad y visión borrosa.

Otro tipos: de tensión normal, congénito, secundario, pigmentario, pseudoexfoliativo, traumático, neovascular y el síndrome endotelial iridocorneal.

Factores de riesgo

La presión ocular alta o presión intraocular (IPO) es uno de los factores de riesgo. Además, existen otros:

Edad: el riesgo de desarrollar glaucoma aumenta con cada año de vida, especialmente entre los mayores de 60 años.

Origen étnico: las personas de ascendencia asiática son las que presentan mayor riesgo. También están entre los grupos de riesgos las de ascendencia africana, latina o hispana.

Factores hereditarios: tener antecedentes familiares de la enfermedad aumenta el riesgo de desarrollarla.

Diabetes: hay estudios que muestran ya la relación entre amabas enfermedades.

Lesiones del ojo: los traumatismos severos, como recibir un golpe en el ojo, pueden dañar el canal de drenaje, aumentando la presión intraocular. Una lesión también puede dislocar la lente, cerrando el ánglo de drenaje e incrementando la IPO.

Otros factores: la anatomía ocular, particularmente un reducido grosor corneal, y la apariencia del nervio óptico. También el desprendimiento de retina, un tumor ocular o la inflamación ocular pueden inducir a a la enfermedad. Algunos estudios sugieren que un alto grado de miopía podría ser un factor de riesgo.

Diagnóstico

El glaucoma se detecta a través del examen ocular que hace un oftalmólogo y que incluye: un test de agudeza visual, un test de campo visual, examen del ojo dilatado, una tonometría, que mide la presión dentro del ojo, y una paquimetría, que mide el grosor de la córnea.

La campaña

Durante la Semana Mundial del Glaucoma se llevará a cabo la campaña 'La imagen del día', con la que Novartis pretende concienciar acerca del diagnóstico precoz de la enfermedad, ilustrando los efectos que provoca entre la población que la padece.

Por ello, a partir del domingo 12 de marzo, Día Mundial del Glaucoma, y hasta el sábado día 18, cada día se difundirá una fotografía destacada de la jornada, simulando cómo ha percibido ese acontecimiento un paciente de glaucoma. Todo ello acompañado de un mensaje: «Así es como ha visto hoy esta imagen el millón de españoles1 afectados por glaucoma».

Actualizado Noviembre 2017