Sábado, 25 de Noviembre del 2017
publicidad
Cómo cuidar la vista de la radiación solar En verano, los rayos UVA pueden generar enfermedades oculares como cataratas, queratitis o degeneración macular. La exposición aumenta en la playa y la montaña Fecha: 24/08/2016Fuente: El Correo

Cuando aumenta la luminosidad, al mismo tiempo que las actividades al aire libre, el impacto de las radiación ultravioleta (UV) en los ojos puede resultar dañino si no se toman algunas precauciones. Conjuntivitis, queratitis, cataratas y retinopatías son algunas de las alteraciones oculares severas que se puede padecer por falta de precaución.

 

«En la playa y en la montaña, una excesiva exposición a la radiación solar puede causar picores, ardor, visión borrosa, sensibilidad a la luz y sensación de arenilla en el ojo, signos de un problema ocular», advierte Juan Carlos Martínez Moral, presidente del Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas. «Distintos problemas oculares se asocian directamente con la exposición excesiva a la radiación UV, como crecimientos anómalos de tejido en la superficie ocular que pueden llegar a causar problemas corneales, así como visión borrosa y distorsionada. En dosis altas a corto plazo, la radiación UVB también puede causar queratitis actínica, una inflamación dolorosa de la córnea también denominada Ceguera de la Nieve».

 

Los factores de riesgo al aire libre dependen de varios factores:

  • Ubicación geográfica. Los niveles de UV son mayores en las zonas tropicales cerca del ecuador terrestre. Cuanto más lejos esté del ecuador, menor será el riesgo.
  • Altitud. lLs niveles de UV son mayores en las zonas altas.
  • Hora del día. Los niveles de UV y HEV son mayores cuando el sol está más alto en el cielo, por lo general entre 11 y 15 horas.
  • Localización. Los niveles de UV y HEV son mayores en espacios abiertos, especialmente cuando las superficies altamente reflectantes están presentes, como la nieve y la arena.
  • Los medicamentos. Ciertos medicamentos, como la tetraciclina, sulfonamidas, píldoras anticonceptivas, diuréticos y tranquilizantes pueden aumentar la sensibilidad a la radiación UV y HEV.

 

«Incluso si no tomamos ningún medicamento y tenemos los ojos protegidos por gafas oscuras, aún debemos tomar medidas para proteger nuestra salud ocular y visual», mantiene Martínez Moral. Para proteger los ojos de la dañina radiación ultravioleta, el experto recomienda:

-Usar gafas de sol que bloqueen el 100 por ciento de los rayos UV y que también absorban la mayor parte de la radiación luminosa de alta.

-Las gafas de sol deben tener un estilo envolvente, ajustada a las sienes para proteger igualmente párpados y anejos oculares, para evitar la luz solar difusa que llega a los ojos más allá de la periferia de los lentes.

-No creer que la nubosidad aminorará la exposición a los rayos solares, pues la nubosidad no afecta significativamente los niveles de UV. Su riesgo de exposición a rayos UV puede ser bastante alto, incluso en días nublados o con neblina. Esto se debe a la radiación UV es invisible, no la luz visible, y puede penetrar las nubes.

 

 

 

Publicidad
Actualizado Noviembre 2017