Sábado, 25 de Octubre del 2014
publicidad
¿Tiene diabetes? Mantenga sus pies sanos Si tiene diabetes, es importante cuidarse los pies y el resto del cuerpo. Revisarse los pies diariamente puede prevenir problemas graves. Durante el Mes de la Salud de los Pies que se celebra en abril, infórmese más sobre cómo protegerse los pies. Fecha: 10/04/2012Fuente: CDC - Centro para el control y la prevención de enfermedadesDiabetes y salud de los pies

Casi 26 millones de personas en los Estados Unidos tienen diabetes y muchas más tienen un alto riesgo de llegar a padecer diabetes. Los problemas en las piernas y los pies causados por esta enfermedad son comunes y pueden ser graves. Estos problemas ocasionan sufrimiento y reducen la calidad de vida de la persona. Las personas con diabetes pueden presentar varios problemas diferentes en los pies y la salud de los pies no es algo que se pueda dar por sentado.

Las personas con diabetes pueden tener problemas graves en los pies que pueden afectar la facilidad para caminar y hasta llevar a amputaciones. Muchos de estos graves problemas se podrían haber prevenido con un buen cuidado de los pies y de la salud:

-Controlar su diabetes, lo que incluye mantener a niveles recomendados por su proveedor de atención médica, tanto su presión arterial, el azúcar (glucosa) en la sangre y el colesterol.
-No fumar. El tabaquismo reduce la circulación de la sangre hacia los pies.
-Seleccionar alimentos saludables.
-Mantener un peso saludable.
-Mantenerse físicamente activo todos los días.
-Tomar sus medicamentos aunque se sienta bien.
-Pedirle al médico que le examine los pies exhaustivamente en cada consulta (un mínimo de cuatro veces al año).
-Revisarse los pies todos los días para detectar llagas u otras lesiones.
-Usar zapatos que le ajusten bien y que no rocen o le aprieten los pies ni le causen ampollas.
-Nunca caminar descalzo ni tampoco solo con calcetines.

Investigaciones más recientes

Las investigaciones muestran que con frecuencia la diabetes causa problemas en los pies y las piernas, y que los problemas pueden ser graves.

Solo en el 2008, a cerca de 70,000 personas con diabetes se les tuvo que amputar una pierna o un pie. Las amputaciones en las personas con diabetes representan más de un 60% de las amputaciones de las piernas y los pies no relacionadas con lesiones como, por ejemplo, las de un accidente automovilístico. Las personas con diabetes tuvieron una probabilidad ocho veces mayor de tener amputaciones de una pierna o un pie que las que no tienen diabetes

Cómo puede dañar sus pies la diabetes

Estas son algunas de las maneras en que la diabetes puede dañar sus pies:

-La diabetes reduce la circulación de la sangre a ciertas áreas del cuerpo, especialmente en las extremidades como las piernas, lo cual afecta la capacidad del cuerpo de sanar las lesiones.
-Es posible que el daño a los nervios por la diabetes le impida sentir dolor en los pies y que no se dé cuenta si tiene heridas o lesiones que necesitan atención médica.

Parece que estos daños son más frecuentes en personas con:

-Problemas para controlar los niveles de azúcar en la sangre.
-Colesterol alto
-Presión arterial alta
-Sobrepeso
-Más de 40 años de edad

Signos de advertencia

Si tiene cualquiera de estos síntomas, comuníquese inmediatamente con su proveedor de atención médica o con un podólogo (médico de los pies).

-Puede sentir dolor en las piernas o calambres en las nalgas, los muslos o las pantorrillas cuando realice actividad física.
-Puede sentir cosquilleo, ardor o dolor en los pies.
-Puede perder sensibilidad y no ser capaz de sentir bien el frío o el calor.
-La forma de los pies puede cambiar con el tiempo.
-El color y la temperatura de sus pies pueden cambiar.
-Puede ser que pierda el vello en los dedos de los pies, los pies y la parte inferior de las piernas.
-La piel de los pies puede resecarse y cuartearse.
-Las uñas de los pies pueden engrosarse y ponerse amarillas.
-Pueden presentarse infecciones por hongos entre los dedos como el pie de atleta o tiña del pie.
-Puede tener ampollas, llagas, úlceras, callos infectados y uñas encarnadas.
Actualizado Octubre 2014